Crepes de Cabilia

5 Jun

Se llaman TIGHRIFIN en bereber y son crepes típicas de los bereberes de Cabilia (Argelia). Se preparan generalmente los días de mucho frío en invierno y especialmente en el primer día del nuevo año bereber llamado YENNAYER, y que corresponde al 12 de enero. Por cierto, el calendario bereber empezó en el año 950 antes de Cristo, que corresponde a la victoria del rey bereber Sheshonq contra los faraones. Por lo tanto, el año 2017, corresponde al año 2967 en el calendario bereber. Aunque ahora las crepes se hacen de Pascuas en Ramos debido al continuo abandono de las tradiciones, siguen siendo uno de los recuerdos más bonitos de mi infancia. Recuerdo que los días en los que se preparaban las crepes eran días muy especiales para todos los niños de la zona. En mi casa, me ponía siempre junto a mis hermanos, alrededor de mi madre, para observar los pasos de preparación y para comer las crepes muy calentitas con las bajas temperaturas de invierno.

Los ingredientes necesarios para la preparación son comunes a todos los tipos de crepes  existentes en el mundo, incluyendo sémola, harina, sal y levadura. La diferencia reside principalmente en el procedimiento. A primera vista parecía muy sencillo pero cuando nos atrevíamos (yo y mis hermanos) a probar no era tan fácil. Cualquier movimiento o paso tiene su cómo y su por qué. Para empezar mi madre mezclaba los ingredientes con la mano derecha haciendo unos movimientos de forma de 8 y con la mano izquierda iba vertiendo agua poco a poco. Dejaba pasar el agua entre sus dedos para controlar la cantidad y evitar que se hidratase demasiado la masa y que se formaran grumos. Mi madre tenía tanta paciencia que no sé cómo explicarla, y nunca se aburría de repetir esos pasos tantas veces como hiciera falta hasta conseguir una masa ligera. Creo que el secreto está en el cariño que le ponía y en el hecho de que ella hacía todo cantando. Al contrario que nosotros (yo y mis hermanos) que queríamos las crepes listas para comer en un santiamén. Recuerdo que ella siempre decía que cuando te encargas de preparar algo, nunca tienes tantas ganas de comerlo como cuando te lo prepara otra persona. ¡Ahora le toca reposar!-decía siempre mi madre. Entonces cubría la masa con una tela y nos soltaba siempre el famoso chiste ahora si no sube tendréis que bajar a ayudarla. Recuerdo que no parábamos de preguntar sobre la identidad de la persona que iba a subir, sospechando que iba a ser alguna vecina nuestra. En realidad ella se refería a la masa. En concreto, durante esta fase de reposo, la levadura fermenta y produce dióxido de carbono. Las burbujas de este gas levantan la masa hasta duplicar su volumen. Era la señal de que la masa estaba lista para la cocción. Mi madre procedía colocando un cucharón de masa en el centro de un plato de hornear puesto a fuego lento. A continuación distribuía uniformemente la masa en el plato haciendo movimientos circulares desde el centro hacia los bordes. Siempre le preguntábamos por qué no le daba la vuelta a la masa para que se cocinara de ambos lados pero ella siempre decía que la masa solo se debía cocinar de un solo lado. Nos explicaba que cuando la superficie de la masa se cubriera completamente de pequeños agujeros era cuando se debía retirar del fuego. Así por fin las crepes estaban listas. Dependiendo de los gustos de cada uno, las crepes se pueden comer con mermelada, chocolate fundido o miel. Eran tan ricas que mi madre no paraba de quejarse de que el plato de las crepes hechas, a menudo, seguía vacío media hora después que ella empezara a prepararlas. Comparadas con las de España, las crepes de Cabilia son mucho más gruesas, en consecuencia, con solo dos uno ya acaba empachado. Recuerden que lo ideal es tomarlas calentitas en el desayuno con las bajas temperaturas de invierno.

Recuerdo que cuando entraba en cualquier  casa bereber, siempre había un pastel tradicional que nunca faltaba. Es un pastel en forma de cuadrados que se hace a base de trigo. Mi madre lo ponía todas las mañanas en el desayuno, y cuando nos aburríamos de dicho pastel pedíamos a mi madre que nos hiciera otro. Ella nos hacía el mismo pastel pero en forma de triángulos y eso nos hacía felices porque pensábamos que era otro. En resumen, las crepes eran tan especiales para nosotros porque rompían un poco la rutina de los cuadrados y triángulos.

Djamel Rahmani

La música y el lenguaje

5 Jun

Hoy en día, ya sabemos que para hablar bien una lengua extranjera, no basta aprender la gramática y el léxico. Para movernos con facilidad en otro idioma, tenemos que tener una cierta intuición y sensibilidad lingüística. En otras palabras, tenemos que ‘sentir,’ y no solo ‘conocer’ la lengua.

Por que algunos tienen una mayor intuición lingüística, ‘sienten’ la lengua mas que los otros? Por qué algunas personas aprenden lenguas con mucha facilidad, y otras tienen que pasar horas estudiando cosas de memoria? Los profesores, los estudiantes y los investigadores todavía buscan respuestas a esas preguntas. En esta entrada voy a analizar un aspecto que parece influir en la velocidad y la eficiencia del proceso de aprendizaje de la lengua extranjera de una manera significativa:….. la música.

 

  1. La investigación sobre los vínculos entre la música y el lenguaje

 

Varios estudios muestran que existe una fuerte relación entre la exposición a experiencias musicales y al aprendizaje de la lengua extranjera.

En la mayoría de los casos, el proceso de aprendizaje de una lengua extranjera se empieza por extraer palabras de un discurso continuo. Es decir: uno de los primeros pasos en el aprendizaje de un idioma extranjero es el de segmentar el habla en palabras. Como demuestran los estudios, un mecanismo de aprendizaje similar opera con estímulos musicales de secuencias de segmentación de tonos. Los investigaciones recientes demuestran que las redes nerviosas responsables de lenguaje y la música se solapan parcialmente.

 

Estas consideraciones han sido confirmadas por el estudio de Magne y Besson (2004), que demuestra las diferencias en la percepción de la música y el lenguaje entre los músicos y no-músicos. Magne y Besson han llegado a la conclusión de que existe una diferencia significativa entre los dos grupos en la detección de distorsiones débiles en la música y el lenguaje. Por lo tanto, un buen oído para la música parece mejorar la percepción de errores sutiles en el lenguaje.

Sin embargo, las investigaciones muestran que esta capacidad no es aplicable sólo a las predisposiciones musicales, sino que es una consecuencia de la formación musical. El reciente estudio en Marsella y Aveiro reveló que es posible generar las capacidades de los niños expuestos a la música. La relación entre la música y el lenguaje es más bien el efecto de la formación que de las predisposiciones naturales.

También según Gardner todas las personas sin daños cerebrales tienen un cierto grado de inteligencia musical. En su famosísima teoría de Inteligencias Múltiples Gardner demuestra que la inteligencia musical, como todos otros tipos de inteligencia (visual, espacial, etc..) puede y debe ser utilizada como un medio de transmisión de conocimientos.

 

  1. Los beneficios biológicos y psicológicos de la música

 

Además de mejorar nuestra intuición lingüística (la ‘oreja lingüística’), la música trae importantes beneficios biológicos y psicológicos.

En premier lugar, escuchando música,  nuestro cerebro cambia y se adapta a varios estímulos. Hasta la edad de 10-11 años el oído humano es sensible a todos los sonidos. Después, las zonas de contacto llamadas sinapsis se ‘congelan’ y el oído se vuelve más selectivo para no recoger más que el sonido habitual y recurrente. La música estimula nuestras sinapsis ‘congeladas’ y, por lo tanto, estimula nuestro cerebro a percibir más sonidos de lo normal. Por esa razón, las letras de las canciones, acompañadas de la música, parecen ser mas fácilmente percibidas y memorizadas de los textos normales.

En segundo lugar, los estudios confirman también que la música mejora la memoria verbal. Los niños que aprenden música memorizan palabras más largas y no se les olvidan. Además, al repetir una canción varias veces, los estudiantes se acostumbran a utilizar las estructuras correctamente, lo que puede optimizar el proceso de aprendizaje.

En conclusión, la incorporación de la música en el proceso de aprendizaje de lenguas extranjeras tiene varios beneficios psicológicos. La música puede servir como un factor de motivación y puede ayudar a crear un ambiente relajado en la clase. Además, la música puede ser utilizada como un método sistemático para mejorar la comunicación entre los estudiantes. Finalmente, ya que toda la música siempre existe en un contexto cultural, es un espejo interesante de la historia, de la literatura y las costumbres de un país. De esa manera, la música es un trasmisor importante de la cultura.

En conclusión, la música puede contribuir de manera significativa a la mejora del proceso de aprendizaje de las lenguas extranjeras. Además de estimular nuestra intuición lingüística y nuestra memoria, escuchar música tiene muchas ventajas psicológicas. Los estudios parecen confirmar que la música nos puede ayudar a aprender lenguas más fácilmente, más eficazmente y de una manera más agradable.

Kamila Drapalo

 

Sofía – la capital de Bulgaria

31 May

Sofía es la capital y la ciudad más grande de  Bulgaria. Una ciudad de 1,4 millones de habitantes ubicada a los pies de una hermosa montaña – Vitosha. Son varios los ríos que cruzan la ciudad, entre los que destaca el Iskar, conocido por sus manantiales y sus aguas termales.

Siendo una de las capitales más antiguas de Europa, la historia de Sofía se remonta al siglo VIII a. C., cuando los tracios establecieron un asentamiento en la zona. Sofía ha tenido varios nombres en los diferentes periodos de su existencia, pero adoptó, finalmente, el nombre de la Iglesia de Hagia Sofía, una de las más antiguas de la ciudad, en homenaje nacional a los Santos Mártires de Sofía, madre de la Fe, Esperanza y Amor. El Día de Sofía se celebra el 17 de septiembre y el 4 de enero la ciudad celebra que en 1878 fue liberada de la dominación otomana por las tropas rusas. Los numerosos pueblos que conquistaron la ciudad dejaron su huella arquitectónica, como el estilo ruso ortodoxo, estilo otomano e incluso la época socialista.

La Catedral de Alexander Nevky es sin lugar a dudas el símbolo de la ciudad y de toda Bulgaria. Está construida en honor a los rusos caídos por la liberación de Bulgaria del Imperio Turco y es una de las mayores catedrales cristianas ortodoxas del mundo. En su interior alberga maravillosos mosaicos, vidrieras y estatuas. En la cripta subterránea está el Museo de Iconos, con una de las mayores colecciones de iconos ortodoxos del mundo.

La ciudad es también conocida por la Iglesia de Bayona declarada Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO. Se trata de una iglesia ortodoxa a las afueras de la ciudad y que destaca especialmente por los frescos de su interior, en total hay unas 89 escenas en unas 240 figuras humanas de autor desconocido.

 

La iglesia más antigua de Sofía es la Rotonda San Jorge. Se cree que fue construida en el siglo IV, durante el reinado del emperador Constantino el Grande. Otro lugar de interés cristiano es la catedral católica San Yosif. Caminando por esa zona, los visitantes no pueden perderse la mezquita Banya Bashi, edificada en el siglo XVI. No muy lejos se encuentra la Sinagoga, que cuenta con un museo. No hay ninguna otra ciudad en Europa en la que en un espacio tan pequeño se concentren, tan cercanos unos a otros, centros religiosos ortodoxos, católicos, judíos y musulmanes.

Mihaela

Descubriendo Galicia

31 May

Cuando conocí a Lucía, de Galicia conocía solo dos cosas: que el faro de Hércules funcionaba desde hace 2000 años y que “su” Galicia era un precioso rincón de España y no la región montañosa entre Polonia y Ucrania con el mismo nombre.

Como muchos antes que yo, mi primer impacto con la cultura gallega fue con su comida: todavía aturdido por un vuelo demasiado agitado para mi gusto, ella me llevó a un restaurante (“Fogar” como los llaman aquí) en frente a mi primer plato de pulpo á feria y pimientos de padrón: fue amor a primera vista: por ella claramente… Y también con Galicia.

En estos dos años que llevo viviendo aquí he intentado recorrer lo más posible mi casa adoptiva para conocerla más. Claro que mi opinión será siempre la de un extranjero, pero no puedo negar la fascinación con la cual esta tierra me ha encantado. El paisaje precioso: verde y salvaje es la primera cosa que te atrae (y que, en los años, ha atraído a escritores y poetas mucho mejores que yo) es como si detrás de cada colina y ría te estuviese esperando una nueva aventura, entre piratas de la Costa da Morte y tesoros de los castros.

El verdadero tesoro, sin embargo, son sus habitantes, un pueblo orgulloso de sus raíces, su lengua y sus costumbres sin ser suspicaz de los demás; qué bien resume su forma particular de discreto optimismo el lema no oficial del “¡Maloserá!”.

Sin embargo el primer lema local que he aprendido aquí es “¡Se chove, que chova!” es obvio el por qué. Otra cosa que me gusta mucho de Galicia es su variedad: desde las silentes cumbres de los Tres Obispos a las olas rugientes del Atlántico parece haber dos mundos separados y en cambio son menos de dos horas de coche. Esta variedad estas en la mismísimas calles: Santiago, majestuosa y sagrada de día, se viste al atardecer de mil colores y sonidos gracias a la música y al ritmo de sus miles de locales: cada rincón es un descubrimiento, cada día una nueva aventura ¿Cuál será la de mañana?

Ahora la cosa que me extraña un poco es hablar de Galicia con mis amigos en Italia o en otros lugares de Europa: no siendo una región muy conocida en el extranjero, algunas veces me preguntan cosas verdaderamente raras: “¿Hay Internet ahí? ¿Y los hospitales? ¿Hay algo más que el Camino de Santiago?”. Todo esto un poco me divierte y un poco me hace gracia porque yo mismo hacía lo mismo no mucho tiempo atrás.

Jois Lelli

El dolor del parto

31 May

Uno de los dolores más temidos en el mundo es el dolor del parto. Como es un dolor desconocido por la mayoría de las personas y también muy particular, surgen grandes fantasías y mitos sobre este dolor.

Sin embargo, es seguro que el dolor del parto puede ser  muy fuerte. Pero esto va depender de varios factores externos e internos de la mujer, como el estado emocional de la mujer, el ambiente externo, las personas que están involucradas en el momento del parto, la autoconfianza de la mujer en su capacidad de parir y las intervenciones hechas en el parto de esta mujer.

El equilibrio emocional es de gran importancia en la percepción del dolor. Cuanto más segura esta mujer está de su capacidad de parir  y de la naturalidad con la que percibe el parto, menos será la percepción de dolor. Pues el parto es 99% emocional y cuanto más la mujer esté entregada en este momento, más sencillo será el curso del parto.

Otro factor muy importante para el buen desarrollo del parto es el ambiente externo. El ambiente debe ser silencioso, sin ruidos y murmullos. Las personas presentes en el ambiente del parto no deben de forma alguna estar hablando de asuntos aleatorios y tampoco hablar de forma ruidosa. El ambiente debe también ser suficientemente cálido para la llegada del niño que está a una temperatura de 37º dentro de la barriga de la madre. Si él sale a una temperatura muy baja tiene riesgo de sufrir hipotermia. Y no podemos olvidarnos de la iluminación del ambiente que debe ser lo más oscuro posible, dado que la luminosidad puede despertar a  la mujer de su estado de trance, lo que a su vez puede provocar el aumento de la percepción de dolor.

Las personas involucradas en la escena del parto también son de gran relevancia para la percepción de dolor de la mujer. Si el marido o la madre de la mujer o cualquier otra persona que esté a su lado tiene miedo, inseguridad, habla a todo tiempo, o critica a la parturienta, muy probablemente que no pasará una buena energía a la mujer, que se pondrá más nerviosa e insegura de modo que aumentará su percepción de dolor.

Por fin, las intervenciones hechas en la parturienta igualmente pueden aumentar la sensación de dolor. Sin contar que muchas de estas intervenciones además de ser muy dolorosas, son totalmente prescindibles  para el parto, como la episiotomía por ejemplo. La biblioteca Cochrane hizo varios estudios (http://pregnancy.cochrane.org/our-reviews) comprobando  como estas intervenciones son más perjudiciales que beneficiosas.

De este modo, dolor no es sinónimo de sufrimiento. Y cuanto más se respeta el protagonismo femenino y el cuerpo de la mujer, más sencillo es el parto y menos dolor tiene. Y el dolor de una mujer nunca será igual al de otra, entonces nada de comparaciones, pues cada mujer es única y cada parto es único. No tengas miedo! Las mujeres están hechas para parir, así como los bebés están hechos para nacer.

Aline

Intercambio de Culturas

31 May

La enseñanza y aprendizaje de lengua extranjera es un proceso bastante interesante para  reflexionar sobre la relación existente entre lengua y cultura. Según Almeida Filho (2011), “el lugar de la cultura es el mismo de la lengua cuando esa se presenta como acción social intencionada”.

De esa manera, podemos partir de un abordaje intercultural para pensar la forma como los sujetos interactúan en el contexto social en el que se insertan, pues la expresión en la lengua ya es una manera de transmitir cultura.

La experiencia de convivir con personas de diversos países y orígenes (de composiciones sociales distintas) funciona como un ejercicio de percepción para que podamos repensar nuestra formación personal. Por eso, cuando tuve la oportunidad de participar de un proyecto de enseñanza de portugués como lengua extranjera en una universidad de Brasil, también empecé a cuestionar la manera como me comunicaba, en comparación con los alumnos de intercambio que tenía en la sala de clase. Así como los extranjeros participantes en el curso de portugués, me enfrenté a la dicotomía del “yo” y del “otro” y, además, sufrí en algunos  momentos lo que llamamos de “choque cultural”.

Este fenómeno está relacionado con en el encuentro entre dos o más culturas, donde podemos percibir los puntos que las aproximan o diferencian (otras maneras de comunicarse, de transmitir ideas, de realizar actividades cotidianas, etc.). La simple acción de saludar a alguien (darse las manos, abrazar, besar) también es una forma de comparación y percepción entre aspectos culturales vinculados con una o más lenguas.

Además del contraste entre distintas nacionalidades, podemos señalar que en un país tan grande como Brasil hay muchas diferencias en la manera de saludar. En general, la forma más utilizada son los besos. Así que en Estados como Amapá, Paraná, São Paulo, Mato Grosso, Mato Grosso do Sul y Roraima las personas suelen dar solo un beso; en Acre, Alagoas, Amazonas, Bahia, Ceará, Espírito Santo, Goiás,  Maranhão, Pará, Paraíba, Pernambuco, Piauí, Rio de Janeiro, Rio Grande do Norte, Rondônia y Tocantins, son dos besos. En Sergipe, Minas Gerais, Rio Grande do Sul y Santa Catarina, son tres. O sea, tenemos un escenario bastante complejo, ¿no?

En el intercambio que estoy haciendo actualmente en España, por ejemplo, he experimentado el efecto del “choque cultural” bajo a una percepción diferente de la anterior (dando clases de portugués a los estudiantes extranjeros): ahora yo soy la alumna y la extranjera. Es como si todo hubiera cambiado. Tuve la posibilidad de aproximarme a la experiencia vivida por mis alumnos en Brasil, sin embargo en un contexto totalmente distinto.

Cuando fui a saludar una compañera de piso, cuando llegué, noté que aquí en Galicia las personas suelen dar dos besos; como he venido de São Paulo, solo le di uno; ella me miró como si intentara comprender lo que había pasado,…yo solo sonreí. Pero lo que más me ha llamado la atención, en ese tiempo que estuve en España, fue la manera como las personas se relacionan con los extranjeros, principalmente porque los gallegos, al principio, me parecieron un poco fríos y distantes. ¡Nada es perfecto!

Al final puedo decir que cada día fue un descubrimiento, pues empecé a notar pequeños detalles de las relaciones sociales entre los nativos de la comunidad del país donde estuve viviendo (conociendo) y hacer comparaciones con la perspectiva cultural que ya traía conmigo. Al mismo tiempo, intenté reflexionar sobre las maneras de relacionarme y adaptarme a esa nueva manera de vivir. Comprendo, en fin, como una fase de transformación y madurez, donde tenemos la oportunidad de conocer al “otro” y descubrir el Mundo bajo una nueva mirada.

Cintia do Nascimento Severino

Una palabra negra

31 May

Cada país tiene sus propios héroes e ídolos. Algunos de ellos lucharon por la libertad, otros hicieron descubrimientos científicos. En Kazajistán, hay una persona, cuyas obras y hechos ayudaron a mi país a convertirse en lo que es hoy en día. Su nombre es Abay Kunanbayuli (1845-1904). Es famoso como poeta, compositor, reformador cultural y filósofo. Dado que no he encontrado la traducción al español de su libro más importante – Palabras Negras – decidí traducir uno de sus capítulos (Palabra XV) por mí misma:

 

“En mi opinión, hay una diferencia crucial entre las personas inteligentes y estúpidas.

Al entrar en este mundo, un ser humano no puede vivir sin empaparse de todas las cosas fascinantes que le rodean. Aquellos días de preguntas y de intereses apasionados permanecen en su memoria como el período más brillante de su vida.

Una persona sensata se interesa por asuntos dignos y serios, persevera en sus objetivos y hasta sus recuerdos de los obstáculos superados para alcanzarlos serán contados y escuchados con gusto y calidez. Tal persona no tendrá ni una sombra de arrepentimiento por los años que ha vivido.

Una persona frívola malgasta su tiempo en empresas inútiles, vanas y absurdas. Cuando vuelva sobre sí, se dará cuenta de que sus mejores años han pasado en vano, y sus remordimientos tardíos no le traerán ningún consuelo. En sus días de juventud se comporta como si ella fuera eterna, sin dudar de que aún le esperen aventuras más cautivantes. Sin embargo, muy pronto, perdiendo su fuerza y ​​agilidad, no va a conseguir nada bueno.

Otra tentación se esconde en el camino de las almas apasionadas. El éxito intoxica sus sentidos y les hace perder la cabeza. Esta sensación les nubla la razón y les hace cometer errores. De esta manera, las personas atraen la atención, incluso contra su voluntad, y se convierten en objetos de chismes y burlas.

La gente razonable mantiene la sangre fría, también, en momentos tan difíciles; no va a perder la dignidad y exponer sus sentimientos a todo el mundo.

Pero, una persona estúpida es como un jinete galopando en un corcel sin brida, levantando los ojos al cielo, como loco, y habiendo perdido el sombrero en su frenesí; sigue yendo sin notar que está pasando a su alrededor…

Esto es lo que he visto.

Si deseas ser considerado una persona inteligente, pregúntate una vez al día, una vez a la semana, o, al menos, una vez al mes: «¿Cómo vivo? ¿He hecho algo para mejorar mis conocimientos, mi vida o la de los demás? ¿Tendré que probar después lo amargo del arrepentimiento?

¿O tal vez no sabes ni recuerdas cómo has vivido y por qué?”

 

Creo que su escritura es muy profunda y sabia. Sus consejos y observaciones, escritos hace más de cien años, siguen siendo útiles y actuales. Palabras Negras forma parte del patrimonio cultural de Kazajistán y es considerado la obra maestra de la literatura nacional del país.

Svletána

La experiencia estética

31 May

Al final de un día muy cansado me gusta bañarme con agua caliente escuchando canciones. El agua caliente (lo justo) me gusta a nivel sensorial, mientras escuchar una buena canción – como Swim de Ani DiFranco – me gusta a un nivel diferente: me gusta no solo oír ciertos sonidos, sino también escuchar cómo la cantante enfatiza algunas palabras con su voz y como los sonidos están estructurados armoniosamente. Normalmente, no necesitamos aprender a apreciar el efecto del agua caliente sobre nuestra piel o el efecto refrescante de una cerveza helada. Al contrario, si yo no hablara inglés y no estuviese acostumbrada a escuchar canciones desde que era pequeña, no sabría apreciar adecuadamente a Ani DiFranco cantando Swim. Y lo mismo vale para todos.

A veces, mientras me baño y escucho canciones me pongo a leer el New York Times en el móvil y puede pasar que lea un artículo sobre un tema que me interesa mucho: informarme sobre ese tema también me gusta, pero a nivel intelectual. Podría sentir el mismísimo placer intelectual leyendo otro artículo con el mismo contenido de información – por ejemplo un artículo un poco más largo y escrito en español. Otra vez, escuchar una canción es diferente: escuchar una versión de Swim para una cantante con otro timbre de voz y con ritmo diferente no me gustaría de la misma manera que me gusta escuchar Swim cantada por Ani DiFranco.

Cuando los filósofos hablan de experiencia estética, se refieren a experiencias tales como la de escuchar una canción, la de leer una novela, la de ver una película, la de contemplar el atardecer sobre el mar, y la de prestar atención al diseño de un coche de lujo. Nuestras intuiciones sobre las experiencias estéticas nos dicen que estas son experiencias de un género peculiar de placer, que difiere tanto del simple placer sensorial como del placer intelectual, aunque tenga un carácter en parte sensorial y en parte intelectual.

Las experiencias estéticas son una parte central de la vida de todos. Viajamos para poder contemplar paisajes naturales, animales exóticos, edificios y monumentos. Elegimos atentamente la ropa para que nos quede bien, escuchamos horas y horas de música, vemos un montón de películas, visitamos museos de arte visual y a veces, si no casi siempre, prestamos atención incluso a cómo disponemos la comida en el plato. Sin embargo, vivir experiencias estéticas no es como dormir o comer: se puede vivir sin viajar, sin arte (ni música, ni cine, ni novelas, ni nada), sin interesarnos por cómo nos queda la ropa o el aspecto de la comida. Se puede vivir así, pero mal. Las experiencias estéticas nos gustan, nos mejoran la vida, y por eso las consideramos importantes.

Comprender mejor la forma como funciona la experiencia estética y de dónde viene el placer de género paticular que ella nos da nos ayudaría a comprendernos mejor a nosotros mismos. Por eso, los filósofos intentan averiguar si nuestras intuiciones sobre el carácter en parte sensorial y en parte intelectual de la experiencia estética son fiables, construyendo teorías sobre este tipo de experiencia – teorías que defienden con argumentos racionales a veces muy sutiles. Probablemente, lo que distingue la experiencia estética es en parte su contenido y en parte el particular tipo de valor que le conferimos. A continuación, se resumen brevemente algunas ideas sobre el contenido y el valor de la experiencia estética.

Cuando describimos La cogida y la muerte, el poema de García Lorca, como dramático en su evocación de la muerte, rico en imágenes duras (especialmente de naturaleza y animales), solemne por su ritmo, brillante por su uso de la repetición del mismo verso, original (tratándose de un poema escrito en 1935) y, en definitiva, bello, lo que describimos es el contenido de nuestra experiencia estética del poema. Otra descripción de la muerte de un torero, con palabras, ritmo e imágenes diferentes, podría darnos la misma información que nos da La cogida y la muerte, sin parecernos ni dramática, ni solemne, ni brillante – es decir, sin parecernos bella de ninguna manera. Es porque atribuimos a La cogida y la muerte propiedades estéticas (como ser dramático, brillante, etc.) por lo que hacemos una experiencia estética de este poema. Para atribuir ciertas propiedades estéticas a un objeto necesitamos percibirlo: por eso decimos que las propiedades estéticas tienen un aspecto sensorial. Sin embargo, sus carácter sensorial es solo un aspecto de tales propiedades: para decir que un poema es dramático necesitamos haber desarrollado una concepción de lo que es un drama, para decir que es original necesitamos poderlo comparar a poemas escritos anteriormente, para decir que es brillante necesitamos tener una idea de lo que nos parece interesante y de lo que nos parece aburrido, etcétera. Por eso, es evidente que las propiedades estéticas tienen también un aspecto intelectual.

Un gran problema filosófico con respecto al contenido de la experiencia estética es que no queda claro si las propiedades estéticas son propiedades reales que algunos objetos poseen o si se trata de propiedades que nosotros les atribuimos y que no existen realmente. Cuando decimos que La cogida y la muerte es solemne y bello, estamos describiendo propiedades reales del poema – como cuando decimos que Juan mide 1,80 m – o estamos atribuyendo al poema propiedades que no son reales y que, por el contrario, ‘están en los ojos del que mira’ – como cuando decimos que Juan es el hombre de nuestra vida? Por un lado, la experiencia cotidiana nos demuestra que las opiniones sobre las propiedades estéticas de poemas, películas, prendas de ropa y muchísimos otros objetos son muy variadas y que parecen cambiar según la cultura y la experiencia de cada uno. Por otro lado, la experiencia cotidiana nos demuestra también que discutir sobre las propiedades estéticas de una película no es como discutir sobre el tema: ‘es mejor el helado de fresa o el de limón?’. Si yo prefiero el limón y mi amiga la fresa, no voy a perder el tiempo intentando persuadir mi amiga de que el limón es superior. Se trataría de una discusión inútil e irracional. Mientras que si a una gran crítica de cine Mujeres al borde de un ataque de nervios le parece estupenda y si a su amiga que no sabe nada de cine esa película no le gusta nada, la crítica tiene toda la razón al hacer el esfuerzo de explicarle a su amiga en qué tiene que fijarse para ver las buenas cualidades de la película – es decir, su propiedades estéticas. Y – si la crítica es buena explicándose y su amiga está interesada en escuchar su explicación – puede que la amiga mude de opinión. Observaciones como esta nos hacen sospechar que las propiedades estéticas sean algo real, algo que los objetos poseen realmente y que la crítica de cine puede indicarle a su amiga – de la misma manera en que se puede indicar que Juan tiene un anillo en el anular izquierdo.

El otro aspecto peculiar de las experiencias estéticas es el valor que les damos. La teoría más famosa sobre ese tema proviene originariamente de Immanuel Kant, un filósofo alemán del siglo XVIII, y argumenta que las experiencias estéticas tienen un valor intrínseco: la razón por la cual estas experiencias nos parecen tan importantes es que nos damos cuenta de que no tienen reemplazo. Como decía antes, escuchar Swim cantada por Ani DiFranco no es lo mismo que escuchar Swim cantada por otra cantante. Leer La cogida y la muerte no es lo mismo que leer otro poema sobre los mismísimos temas (la corrida de toros, la muerte, el destino). Mirar el Guernica no es lo mismo que mirar una foto del bombardeo de Guernica. Es porque Swim cantada por Ani DiFranco tiene una cierta melodía, porque su texto usa ciertas palabras en un cierto orden, porque Ani DiFranco tiene un cierto timbre de voz por lo que escuchar Swim cantada por Ani DiFranco me produce un efecto particular. Es porque el Guernica tiene ciertas figuras pintadas en ciertos colores y a través de ciertas líneas y porque tiene ciertas dimensiones por lo que mirarlo me produce un efecto particular. El valor estético, entonces, no es simplemente el valor que damos a las experiencias estéticas porque nos gustan, sino más bien es el valor que les damos porque nos gustan y nos damos cuenta que no tienen reemplazo, que no hay otras experiencias que nos puedan gustar en la mismísima manera. Por el contrario, hay muchas cosas que nos gustan y que tienen reemplazo: por ejemplo, me gusta haber dormido bien anoche, pero si la noche que viene dormiré igualmente bien las dos experiencias me parecerán totalmente equivalentes.

Elisa Caldarola

 

¿Por qué algunas personas superan retos y otras se asustan de ser desafiadas?

17 Dic

Cuando pensé qué escribir para el blog me pregunté a mí misma “¿qué es lo que más me sorprendió o me impresionó recientemente?”.

Recordé la historia de un profesor en la conferencia TEDX sobre “¿Por qué algunas personas superan retos y otras se asustan de ser desafiadas?”.

Habló de una escuela secundaria en Chicago donde los estudiantes tenían que pasar los cursos obligatorios para graduarse. Y si no pasaban algún curso, recibíann la nota de “Todavía no” en lugar de “Suspenso”. Esta enorme diferencia en la redacción de la nota nos transmite el mensaje de que no somos estúpidos y de que no es el final sino que  estamos en el camino del prendizaje.

Entonces, hubo otro experimento donde a los niños de 10 años se les dieron algunas tareas que eran un poco difíciles para ellos. Algunos de ellos reaccionaron de una manera sorprendentemente positiva. Dijeron cosas como, “Me encantan los retos”, o “Espero que esto sea informativo”. Entendieron que sus habilidades podrían desarrollarse. Tenían una “mentalidad de crecimiento”. Por el otro lado,  otros estudiantes se sintieron presionados y que era un trágico y catastrófico. Desde su perspectiva de “mentalidad fija”, sus posibilidades se congelaron con el miedo en lugar de disfrutar de la oportunidad de “todavía no”.

¿Qué es lo más importante podemos aprender de este estudio? ¿Cómo podemos crear o desarrollar la generación “todavía no”,  la generación  de “mentalidad de crecimiento”? ¿Estamos criando niños que están obsesionados con conseguir Sobresalientes? ¿Estamos criando niños que no saben  cómo soñar grandes sueños?

Y aquí el estudio propone cambios importantes que se pueden hacer a partir de ahora. En primer lugar, tenemos que alabar el proceso, sus esfuerzos, sus estrategias, sus enfoques, su perseverancia, su mejora en lugar de alabar su inteligencia o talento. La alabanza de los esfuerzos les da a los niños confianza y así podemos cambiar su mentalidad. En el estudio, nos enseñan que cada vez que se les empuja fuera de su zona de confort para aprender algo nuevo y difícil, las neuronas de sus cerebros pueden formar nuevas conexiones más fuertes, y con el tiempo pueden ser más inteligentes.

En Nueva York, los niños que crónicamente se desenvuelven mal, que estudiaron tan mal durante tanto tiempo que mucha gente piensa que es inevitable, fueron colocados en “clase de la mentalidad del crecimiento”. En un año, se convirtieron en la mejor cuarta clase  del estado de Nueva York en la prueba de Matemáticas. Muchos de esos niños no podían sostener un lápiz cuando llegaron a la escuela.

Esto sucedió porque el significado del esfuerzo y la dificultad se transformaron. Antes, el esfuerzo y la dificultad les hacían sentirse estúpidos, les hacían sentirse vencidos, pero ahora, esfuerzo y dificultad, es cuando sus neuronas están haciendo nuevas conexiones, conexiones más fuertes. Es decir, cuando se están haciendo más inteligentes.

Si hubiera más clases o escuelas de este tipo podríamos disminuir la desigualdad y dar a cada niño la oportunidad de crecer y desarrollarse.

Ayzhan

Irse con una maleta llena de Esperanza y Volver con un gran equipaje de Experiencia

17 Dic

Decidir  ir a estudiar o a trabajar fuera simplemente en otra ciudad de tu país o en el extranjero no es tan simple como a veces puede parecer. No es sencillo dejar tu casa donde has nacido y vivido toda la vida, tu familia y tus amigos con quien has crecido y con quien has compartido las tapas fundamentales de tu vida para ir a vivir en un sitio nuevo, donde al principio te encontrarás solo y donde nadie te conoce o sabe quién eres; Es difícil hacerlo sobre todo si vives en un pueblo o en una pequeña ciudad donde todo parece cercano, y disponible, donde todos te conocen y donde muchas veces la visión de la vida es un poco limitada. Sin embargo, es necesario tener la fuerza y el coraje de moverse, de salir de tu propio mundo para descubrir nuevos lugares, donde tendrás la oportunidad de aprender nuevas cosas, y de vivir una nueva vida que empieza desde cero. Es una experiencia que todos deberíamos vivir, para entender cómo cambia el mundo y las personas fuera de nuestra pequeña realidad. A veces cambiar tan radicalmente la propia vida, por cuanto pueda dar miedo, ayuda mucho: empiezas a conocerte más a ti mismo y a darte cuenta de que tienes que contar solo sobre tus capacidades y tus gana y voluntad de hacer las cosas. Te ayuda a luchar contra tus miedos, a superar tus límites y a hacerte adulto y responsable. La primera impresión al llegar a un sitio nuevo será, “Porque decidí de irme?”; pero, seguramente, necesitarás muy poco tiempo para darte cuenta de que no podrías tomar decisión mejor, y ¿sabes por qué? Porque unas de las ventajas principales de ir a vivir solo a una nueva ciudad, es la posibilidad de construir tu vida desde el principio exactamente como tú quieres, fuera de los prejuicios y de las opiniones de la gente que ya te conocía. Es la posibilidad de cambiar tu visión de la vida, de olvidar  tu pasado y de poder vivir el presente mostrándote a todos por lo que eres y por cómo te portas. Lo que te gustará más de esta experiencia serán las numerosas historias de las meravillosas personas que podras encontrar en este camino; lo que más te encantará será sentirte parte de una familia compuesta por personas que no tienen tu misma sangre y que son muy diferentes entre ellas. Personas que conociste y que elegiste por hacer parte de tu vida.

Los amigos son la familia que elijes (Eustache Deschamps)

Crearse un nuevo mundo y una nueva realidad fuera de la que era tu vida común en tu casa y con tu familia, no significa, sin embargo, olvidarse de las personas que dejaste, o de lo que hacías antes de tomar la decisión de irte. Al contrario, son sobre todo esas personas y esas cosas las que vas a echar de menos durante tu nueva vida. De hecho, otra ventaja fundamental de dejar tu casa y tu familia por mucho tiempo, es la nostalgia, esa que te hace volver a casa con las ganas de aprovechar más  todo lo que un tiempo pasado, tenías. ¡Todo lo que te podía parecer monótono, aburrido o simplemente que dabas por sentado, al final será lo quedisfrutarás más cuando vuelvas a casa! ¡Una comida en familia, una peli con un hermano, un juego de cartas con un sobrino, un paseo con un abuelo o simplemente un abrazo de un padre o de una madre, serán los que te ayudarán más a entender lo importante que es moverse! Porque la parte mejor del viaje, es siempre la Vuelta. Volverás cambiado, eso es seguro, pero en positivo, con una riqueza que será UNICA.

Sara Pischedda