Autoantónimos

3 Jul

Hace unos días mis compañeros del laboratorio estaban quejándoseme sobre las complicaciones que hay en inglés.  No recuerdo exactamente la queja original, pero se convirtió en una discusión de palabras que son sus propios antónimos.

 Son el equivalente gramatical de los fermiones de Majorana, las partículas subatómicas hipotéticas cuyas partículas y antipartículas son iguales.  A pesar de su situación hipotética, puede ser que las hayamos visto como cuasipartículas en sistemas de material condensado.*  Del mismo modo, a pesar de que no tiene sentido que una palabra sea antónima de sí misma, sí que hay autoantónimos en la lengua normal.

 En ingles, la Wikipedia nos da una lista de las que se han encontrado en ese idioma (http://en.wikipedia.org/wiki/Autoantonym), pero la misma página castellana no existe.  Se debe arreglar.  Pero, primero hay que buscarlas en español.  Por eso, aquí pongo los autoantónimos que he encontrado.

 Pienso que hay algunos autoantónimos que se usan frecuentemente.   Palabras que tiene el sentido de prestar o pedir prestado muchas veces pueden ser las dos cosas.  Por ejemplo, cuando alquilo un coche, voy a una empresa que me alquila un coche.  ¿Rento mi piso o lo me renta el dueño de mi piso?   Me parece que “alquilar” y “rentar” pueden significar prestar y pedir presado en una palabra.

 Semejantemente, puede oler, pero ¿cuándo huele, que está haciendo?  Puede ser que uno apeste y  tenga que ducharse, o puede ser que haya una flor debajo de la nariz que está oliendo.  El olor se produce o se percibe cuando se usa “oler”.

 Si apoyara un embargo contra un país antipático, podría sancionar el intento del gobierno de sancionarlo.  ¿Una sanción es una aprobación o una pena bajo la ley?  Estas palabras también transmiten dos sentidos opuestos.

 Me interesa que estos autoantónimos no son palabras muy raras, o sea, alquilar y oler se usan diario.  No obstante, la idea de autoantónimos es un poco extraña y es muy difícil  encontrar más de un puñado de ejemplos.  Por eso, mis compañeros del laboratorio y yo malgastamos una tarde en la búsqueda de autoantónimos.

 *  Supongo que esta analogía me ayuda más que otras personas.  La idea es que todas partículas subatómicas tienen algunas propiedades físicas que dependen de su función de onda y que también las reglas de la física cuántica nos dicen que podemos cambiar un poco la ecuación y esta cambia nos explica que muchas de estas partículas son parejas con algunas propiedades opuestas entre ellas.  En sistemas del estado sólido, como semiconductores, un ejemplo de estas parejas son electrones y huecos, una cuasipartícula que es la falta de un electrón.

Paul Bach

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: