Impresiones

19 Dic

Cuando lo vi por primera vez, me pareciò enseguida un lugar especial. A la entrada del casco histórico una inscripción atrajo mi atención; se trataba del reconocimiento de la ciudad como patrimonio de la humanidad. Y es verdad!!! Al empezar mi camino me pareció adentrarme en otra dimensión, un mundo perdido donde el tiempo se para, en el cual disfrutar de la atmósfera mágica y romántica que ofrece. Andando andando tuve impresiones diferentes, tal vez me recordaba el barrio de Montmartre en Paris, con sus calles que bajan y suben, la música callejera, los artistas de todo género, el estilo de los carteles, de los restaurantes que se encuentran por toda la zona vieja y los palacios en piedra gris consumidas por el tiempo y la lluvia. Andando hacia la Catedral, cuyas altas agujas indican la direcciòn, me hice transportar por la mùsica y las habilidades de los artistas callejeros que te conducen a Países lejanos; como el mimo vestido de blanco con sus inconfundibles gafas bajo la aparencia de Ghandi; o el personaje que “misteriosamente” se elevaba desde el suelo apoyándose solo en un bastón, que me recordaba los monjes del lejano Tibet y el arte de la meditación; la música de una vieja mandolina tocada por los dedos cansados de un hombre mayor al ritmo de las más importantes óperas italianas, francesas ect. Además, lo que me resultó muy peculiar y sugestivo desde el principio fue la presencia de símbolos celtas o de la época de los caballeros templarios, como la cruz simulando una espada con forma de flor de lis, o la misma Catedral que bien se ofrece para la ambientación de un libro del escritor Dan Brown. Pues, estos símbolos se trasforman en notas musicales a través de la melodía de las gaitas bajo el puente adyacente de la Catedral que  abre un claro de un panorama sugestivo. Además este puente marca el último esfuerzo, bajando las escaleras, de los peregrinos procedentes de cualquier lugar que llegan finalmente a la plaza donde se sitúa la Catedral del Apóstol Santiago y admiran toda la belleza de la fachada principal. Ahí me quedé un tiempo atónita cerca de un montón de gente de muchas nacionalidades cansada pero feliz y satisfecha como yo, aunque no hice el Camino. Éste fue mi primer día inolvidable en la ciudad de Santiago de Compostela (15/09/2013).

blog antonella

Antonella Matiacce

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: