La vida estudiantil de Erasmus

19 Dic

Actualmente, con los avances en la tecnología, vivimos en un mundo que, hasta cierto punto, casi parece pequeño – la oportunidad de viajar está disponible para la mayoría de la gente y se puede viajar al otro lado del mundo dentro de solamente un día. Se dice que viajar enriquece la vida. Oí este dicho muchísimas veces antes de venir aquí para estudiar, y es justo decir que es verdad.

En las semanas antesalas de mudarme a Santiago, estaba un poco nerviosa – claro que echaría de menos a mi familia, mis amigos, mi novio y la verdad es que puede ser un poco descorazonador dejar todo lo conocido, empezar de nuevo en un país diferente y crear una nueva etapa de tu vida. Al principio era un poco difícil porque (como ya sabía) los españoles hablan muy rápido y, además, un considerable porcentaje de la población habla gallego, algo que me confundía bastante. Al cabo de unas semanas empecé a darme cuenta de que cuando hablaba con cualquier chico o chica español, ellos no corregían los errores que cometía. A mí, me parece que como estudiantes intentando aprender una lengua extranjera, es de suma importancia que nos corrijan, porque si no lo hacen, adquiriremos un mal hábito y no hablaremos de manera correcta. Esa es la razón por la que decidí hacer un curso semi-intensivo de español. Sin embargo, el cambio no está tan mal, de hecho me gusta mucho el cambio. Cuando viajamos, estamos más abiertos a aprender nuevas cosas, nuevas culturas, nuevas comidas (sean buenas o no), nuevas costumbres y experiencias, y estas cosas son las que enriquecen nuestras vidas.

El intercambio de Erasmus me ha dado la oportunidad de hacer exactamente eso – aprender y crecer como persona. He conocido a mucha gente de todas las profesiones y condiciones sociales y nos gusta compartir nuestras experiencias. Y lo que es más, me encanta el estilo de vida español. Por lo general la gente es más relajada, y con buena comida y compañía una no se puede quejar de nada (pues, quizás la lluvia – uno de los inconvenientes de que nadie me advirtió). Ahora, me siento un poco triste porque tendré que marcharme pronto. Seis meses estudiando aquí parece bastante tiempo, pero en serio el tiempo vuela cuando te estás divirtiendo. No obstante, dicen que no hay mal que por bien no venga, y eso es lo que recordaré en enero cuando estaré en Portugal y comenzará otra etapa de mi vida estudiando allí.

Rachael Lynch

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: