Una palabra negra

31 May

Cada país tiene sus propios héroes e ídolos. Algunos de ellos lucharon por la libertad, otros hicieron descubrimientos científicos. En Kazajistán, hay una persona, cuyas obras y hechos ayudaron a mi país a convertirse en lo que es hoy en día. Su nombre es Abay Kunanbayuli (1845-1904). Es famoso como poeta, compositor, reformador cultural y filósofo. Dado que no he encontrado la traducción al español de su libro más importante – Palabras Negras – decidí traducir uno de sus capítulos (Palabra XV) por mí misma:

 

“En mi opinión, hay una diferencia crucial entre las personas inteligentes y estúpidas.

Al entrar en este mundo, un ser humano no puede vivir sin empaparse de todas las cosas fascinantes que le rodean. Aquellos días de preguntas y de intereses apasionados permanecen en su memoria como el período más brillante de su vida.

Una persona sensata se interesa por asuntos dignos y serios, persevera en sus objetivos y hasta sus recuerdos de los obstáculos superados para alcanzarlos serán contados y escuchados con gusto y calidez. Tal persona no tendrá ni una sombra de arrepentimiento por los años que ha vivido.

Una persona frívola malgasta su tiempo en empresas inútiles, vanas y absurdas. Cuando vuelva sobre sí, se dará cuenta de que sus mejores años han pasado en vano, y sus remordimientos tardíos no le traerán ningún consuelo. En sus días de juventud se comporta como si ella fuera eterna, sin dudar de que aún le esperen aventuras más cautivantes. Sin embargo, muy pronto, perdiendo su fuerza y ​​agilidad, no va a conseguir nada bueno.

Otra tentación se esconde en el camino de las almas apasionadas. El éxito intoxica sus sentidos y les hace perder la cabeza. Esta sensación les nubla la razón y les hace cometer errores. De esta manera, las personas atraen la atención, incluso contra su voluntad, y se convierten en objetos de chismes y burlas.

La gente razonable mantiene la sangre fría, también, en momentos tan difíciles; no va a perder la dignidad y exponer sus sentimientos a todo el mundo.

Pero, una persona estúpida es como un jinete galopando en un corcel sin brida, levantando los ojos al cielo, como loco, y habiendo perdido el sombrero en su frenesí; sigue yendo sin notar que está pasando a su alrededor…

Esto es lo que he visto.

Si deseas ser considerado una persona inteligente, pregúntate una vez al día, una vez a la semana, o, al menos, una vez al mes: «¿Cómo vivo? ¿He hecho algo para mejorar mis conocimientos, mi vida o la de los demás? ¿Tendré que probar después lo amargo del arrepentimiento?

¿O tal vez no sabes ni recuerdas cómo has vivido y por qué?”

 

Creo que su escritura es muy profunda y sabia. Sus consejos y observaciones, escritos hace más de cien años, siguen siendo útiles y actuales. Palabras Negras forma parte del patrimonio cultural de Kazajistán y es considerado la obra maestra de la literatura nacional del país.

Svletána

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: