La música y el lenguaje

5 Jun

Hoy en día, ya sabemos que para hablar bien una lengua extranjera, no basta aprender la gramática y el léxico. Para movernos con facilidad en otro idioma, tenemos que tener una cierta intuición y sensibilidad lingüística. En otras palabras, tenemos que ‘sentir,’ y no solo ‘conocer’ la lengua.

Por que algunos tienen una mayor intuición lingüística, ‘sienten’ la lengua mas que los otros? Por qué algunas personas aprenden lenguas con mucha facilidad, y otras tienen que pasar horas estudiando cosas de memoria? Los profesores, los estudiantes y los investigadores todavía buscan respuestas a esas preguntas. En esta entrada voy a analizar un aspecto que parece influir en la velocidad y la eficiencia del proceso de aprendizaje de la lengua extranjera de una manera significativa:….. la música.

 

  1. La investigación sobre los vínculos entre la música y el lenguaje

 

Varios estudios muestran que existe una fuerte relación entre la exposición a experiencias musicales y al aprendizaje de la lengua extranjera.

En la mayoría de los casos, el proceso de aprendizaje de una lengua extranjera se empieza por extraer palabras de un discurso continuo. Es decir: uno de los primeros pasos en el aprendizaje de un idioma extranjero es el de segmentar el habla en palabras. Como demuestran los estudios, un mecanismo de aprendizaje similar opera con estímulos musicales de secuencias de segmentación de tonos. Los investigaciones recientes demuestran que las redes nerviosas responsables de lenguaje y la música se solapan parcialmente.

 

Estas consideraciones han sido confirmadas por el estudio de Magne y Besson (2004), que demuestra las diferencias en la percepción de la música y el lenguaje entre los músicos y no-músicos. Magne y Besson han llegado a la conclusión de que existe una diferencia significativa entre los dos grupos en la detección de distorsiones débiles en la música y el lenguaje. Por lo tanto, un buen oído para la música parece mejorar la percepción de errores sutiles en el lenguaje.

Sin embargo, las investigaciones muestran que esta capacidad no es aplicable sólo a las predisposiciones musicales, sino que es una consecuencia de la formación musical. El reciente estudio en Marsella y Aveiro reveló que es posible generar las capacidades de los niños expuestos a la música. La relación entre la música y el lenguaje es más bien el efecto de la formación que de las predisposiciones naturales.

También según Gardner todas las personas sin daños cerebrales tienen un cierto grado de inteligencia musical. En su famosísima teoría de Inteligencias Múltiples Gardner demuestra que la inteligencia musical, como todos otros tipos de inteligencia (visual, espacial, etc..) puede y debe ser utilizada como un medio de transmisión de conocimientos.

 

  1. Los beneficios biológicos y psicológicos de la música

 

Además de mejorar nuestra intuición lingüística (la ‘oreja lingüística’), la música trae importantes beneficios biológicos y psicológicos.

En premier lugar, escuchando música,  nuestro cerebro cambia y se adapta a varios estímulos. Hasta la edad de 10-11 años el oído humano es sensible a todos los sonidos. Después, las zonas de contacto llamadas sinapsis se ‘congelan’ y el oído se vuelve más selectivo para no recoger más que el sonido habitual y recurrente. La música estimula nuestras sinapsis ‘congeladas’ y, por lo tanto, estimula nuestro cerebro a percibir más sonidos de lo normal. Por esa razón, las letras de las canciones, acompañadas de la música, parecen ser mas fácilmente percibidas y memorizadas de los textos normales.

En segundo lugar, los estudios confirman también que la música mejora la memoria verbal. Los niños que aprenden música memorizan palabras más largas y no se les olvidan. Además, al repetir una canción varias veces, los estudiantes se acostumbran a utilizar las estructuras correctamente, lo que puede optimizar el proceso de aprendizaje.

En conclusión, la incorporación de la música en el proceso de aprendizaje de lenguas extranjeras tiene varios beneficios psicológicos. La música puede servir como un factor de motivación y puede ayudar a crear un ambiente relajado en la clase. Además, la música puede ser utilizada como un método sistemático para mejorar la comunicación entre los estudiantes. Finalmente, ya que toda la música siempre existe en un contexto cultural, es un espejo interesante de la historia, de la literatura y las costumbres de un país. De esa manera, la música es un trasmisor importante de la cultura.

En conclusión, la música puede contribuir de manera significativa a la mejora del proceso de aprendizaje de las lenguas extranjeras. Además de estimular nuestra intuición lingüística y nuestra memoria, escuchar música tiene muchas ventajas psicológicas. Los estudios parecen confirmar que la música nos puede ayudar a aprender lenguas más fácilmente, más eficazmente y de una manera más agradable.

Kamila Drapalo

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: