Archivo | Mi rincón favorito RSS feed for this section

Bieszczady – un sitio maravilloso, mágico, lejano…

3 Jun

Las Bieszczady son las montañas más bonitas de Polonia y ciertamente es el sitio más desierto y despoblado de mi país.

Los macizos más altos son Tarnica, Halicz, Wielka Rawka, Połonina Caryńska y Połonina Wetlińska. Estos picos son los más visitados por los turistas debido a sus hermosas vistas.

345

1

2

Tanto si hace buen tiempo, como si las Bieszczady se encuentran envueltas en la niebla y ahogadas en las nubes también tienen el carácter increíble y el poder mágico de la atracción.

Las Bieszczady son la parte más oriental de los Cárpatos polacos. El pico más alto – Tarnica alcanza una altura de 1346 metros sobre el nivel del mar. Por lo que aunque no sean unas  montañas muy altas, en este caso no es tan importante, debido a sus fabulosas vistas.

Su arquitectura encantadora, pequeñas iglesias ortodoxas, las cruces inclinadas, la naturaleza virgen,la gran variedad de especies  animales y las cadenas montañosas que se extienden por millas de hermosos senderos.

Uno de los lugares más pintorescos y maravillosos en las montañas es Chatka Puchatka  – el albergue que especialmente durante el invierno se ve bellísimo.

7

Por los caminos no se encuentran pueblos ni ciudades, los turistas no corren en grandes multitudes como en otras partes de los Cárpatos. Esto solo lo pueden apreciar  los caminantes o vagabundos que realmente aman la paz y la verdadera belleza de las montañas.

Esto concierne especialmente a las partes bajas de las montañas en la parte occidental, donde el turismo apenas aún no ha llegado pero los bosques y sus legitimos habitantes de cuatro patas están cómodos en su propio entorno.

Si te “llevas bien”con  un buen mapa y una brújula  – sumérgete  en la ruta y aún más en el verde oscuro disfrutando de una parte de Polonia desconocida para muchos.

Oriana

Anuncios

Las Marismas en las aguas bajas del Mar del Norte : un biotopo sin par

3 Jun

El noroeste de Alemania está marcado por su costa salvaje y el parque nacional del “Wattenmeer” que se extiende entre Den Helder en los Países Bajos hasta Esberg en Dinamarca. Si se quisiera describir el biotopo de las marismas en pocas palabras se podría decir  que es seco y expuesto al sol durante la marea baja y mojado y salado durante la marea alta. Las marismas consisten en varios miles de metros cuadrados de área que  se inundan y se secan cada seis horas. Durante la marea baja solo quedan canales del mar – los prieles – el resto seca tanto que se puede caminar por el fondo del mar – un deporte popular para todos los turistas (Pero se tiene que tener cuidado con los canales – aquí una se puede hundir en el lodo, lo que puede ser bastante peligroso cuando la marea vuelve – y cuidado con las botas de goma – estas quedan fácilmente atascadas en el lodo. Por eso es recomendable entrar las Marismas sólo descalzo y con un guía local.) Las Marismas son una región importante para la vida silvestre y especialmente para las aves migratorias. Estas descansan en los prados salados, una zona estrecha de vegetación que está inundada varias veces al año durante las marea más altas. Las plantas que crecen aquí están perfectamente adaptadas al agua salada. Algunas pueden excretar la sal por los poros, otras la guardan en las hojas más bajas que se necrosan después de un tiempo.

La mayoría de estas plantas solo existen en esta zona – una de los razones por las que está declarada reserva natural y el acceso está reglamentado. Los prados salados ofrecen protección y sitio de incubación para una multitud de aves marinas. Muchas de estas, como el ostrero, el archibebe común o el zarapito real se puede distinguir por sus picos largos  que usan para sacar gusanos y otros organismos que viven enterrados en el lodo marítimo. En las Marismas de las aguas bajas incuban varios cientos de  miles de parejas reproductoras de aves pero estos son sobrepasados por los diez o hasta doce millones de los migradores que usan la riqueza nutriente excepcional. Durante el verano las costas están llenas de las varias voces de las aves que llegan entre los gritos fuertes  de las gaviotas argénteas hasta la voz sonora y aflautada y muy clara del archibebe. Con un poco de suerte se pueden ver en las islas no pobladas yen  los alfaques más exteriores en el mar a las colonias de focas y, especialmente, a las focas grises que descansan aquí y paren su descendencia. Después de campañas de exterminio y cazas desatadas en el siglo XIX y XX el número de  focas retrocedió de forma alarmante. Pero hoy en día, después de una prohibición de la caza en los años setenta y muchos años de protección estricta, ss número se ha recuperado y el mar del Norte y la marismas se han convertido en un paraíso natural para las focas tanto como para todos  los animales costeros. Las Marismas en las aguas bajas del Mar del Norte son parte del patrimonio natural de la humanidad y,así, zona protegida. Pero hay también zonas turísticas que invitan a disfrutar este biotopo singular, reponerse del estrés cotidiano o usar a las actividades numerosas conectadas con el mar y la vida marítima. Un lugar que se tiene que ver por lo menos una vez en su vida.

Fee Esken

Vivir en una isla

9 Dic

Mucha gente me ha preguntado y siempre les respondo: “SÍ, NOSOTROS TENEMOS ELETRICIDAD, INTERNET, COCHES, AGUA POTABLE Y TODO LO DEMÁS!”

Aunque muchos lo creen, vivir en una isla no significa vivir en la Prehistoria.

Al contrario, vivir en las Azores tiene un montón de ventajas, muchas de las cuales no se encuentran en otros países.

Sobre todo, vivir en las Azores es vivir en la Naturaleza. Yo, como “Açoriana”, estoy día a día rodeada de paisaje verde y de mar del más hermoso azul. Siempre pensé que crecer allí era bueno, pero hoy sé que fui afortunada.

En las Azores parece que las manecillas del reloj se mueven a un ritmo mucho más lento de lo normal. Los problemas son diferentes, e incluso el corazón más cerrado del mundo se enamora fácilmente.

Quién nunca ha ido a las Azores no sabe lo que pierde. De hecho, lo sé: pierde los bellísimos paisajes volcánicos, la naturaleza virgen, las playas de lava, una variedad de senderos, la tranquilidad de las pequenas ciudades y villarejos.

Todo es encantador. Subir hasta el cráter de un volcán, escuchar la leyenda de las Siete Ciudades mientras miramos el paisaje, asistir al enterramiento del cocido de Furnas, preparado en el calor de los cráteres volcánicos, visitar la Fábrica de té Gorreana y degustar las infusiones disponibles en la plantación de té más antigua de Europa son experiencias que recomiendo a todos. Quién no se ha convencido añada a esta lista un bãno, cuando haga mucho frio, en fuentes termales naturales o el avistamiento de ballenas y delfines.

 

Las Azores: una acuarela a azul y verde

Las Azores son un paraíso para los amantes de la naturaleza.

Os dejo la leyenda de una acuarela a dos colores, de una de las 7 maravillas de Portugal: Siete Ciudades.

 

Cuenta la leyenda que hace muchos, muchos años en el lugar donde hoy es la parroquia de Siete Ciudades, había un gran reino donde vivía una princesa joven de ojos azules, muy bella y amable.

La princesa le gustaba muchísimo la vida en el campo y una de sus actividades favoritas era caminar por los campos, oliendo las flores, sumergiendo sus pies en los arroyos o simplemente disfrutando de la belleza de las montañas y de los valles que rodeaban el reino.

Un día, durante una de sus largas caminatas, la joven princesa pasó por un prado donde pastaba un rebaño. Cuidando de su rebaño, estaba un pastor, humilde y amable, de ojos verdes, con quien la princesa decidió hablar.

Ellos hablaron durante horas. Hablaron de los animales, las flores, del tiempo y de todas las cosas simples y hermosas alrededor de ellos. Después de este día, los dos comenzaron a reunirse todos los días para hablar.

Los días y las semanas pasaron, y la princesa y el pastor se encontraban todos los días en el mismo lugar donde se habían conocido. Con el tiempo, se enamoraron y hicieron votos de amor eterno.

Pero la noticia de sus encuentros con el pastor finalmente llegó a los oídos del rey, que no se puso feliz. El rey quería ver a su hija casada con un príncipe de uno de los reinos vecinos y por lo tanto le prohibió volver a ver al pastor.

Por respeto a su padre, la princesa aceptó esta cruel decisión, pero le pidió que la dejara ir una vez más para poder despedirse de él. Conmovido, el rey de dió permiso.

La princesa y el pastor se reunieron por última vez en los campos verdes donde se habian conocido. Mientras hablaban, lloraban. Y lloraban tanto que las lágrimas de la princesa de ojos azules corrían por el valle y formaron el lago azul; ya las lágrimas del pastor de ojos verdes cayeron con tal intensidad que formaron el lago verde.

Por fin, los dos amados se dijeron adiós. Las lágrimas derramadas por su separación habian formado dos lagos que han permanecido hasta los dias de hoy.

AzoresBrenda Cabral

Impresiones

19 Dic

Cuando lo vi por primera vez, me pareciò enseguida un lugar especial. A la entrada del casco histórico una inscripción atrajo mi atención; se trataba del reconocimiento de la ciudad como patrimonio de la humanidad. Y es verdad!!! Al empezar mi camino me pareció adentrarme en otra dimensión, un mundo perdido donde el tiempo se para, en el cual disfrutar de la atmósfera mágica y romántica que ofrece. Andando andando tuve impresiones diferentes, tal vez me recordaba el barrio de Montmartre en Paris, con sus calles que bajan y suben, la música callejera, los artistas de todo género, el estilo de los carteles, de los restaurantes que se encuentran por toda la zona vieja y los palacios en piedra gris consumidas por el tiempo y la lluvia. Andando hacia la Catedral, cuyas altas agujas indican la direcciòn, me hice transportar por la mùsica y las habilidades de los artistas callejeros que te conducen a Países lejanos; como el mimo vestido de blanco con sus inconfundibles gafas bajo la aparencia de Ghandi; o el personaje que “misteriosamente” se elevaba desde el suelo apoyándose solo en un bastón, que me recordaba los monjes del lejano Tibet y el arte de la meditación; la música de una vieja mandolina tocada por los dedos cansados de un hombre mayor al ritmo de las más importantes óperas italianas, francesas ect. Además, lo que me resultó muy peculiar y sugestivo desde el principio fue la presencia de símbolos celtas o de la época de los caballeros templarios, como la cruz simulando una espada con forma de flor de lis, o la misma Catedral que bien se ofrece para la ambientación de un libro del escritor Dan Brown. Pues, estos símbolos se trasforman en notas musicales a través de la melodía de las gaitas bajo el puente adyacente de la Catedral que  abre un claro de un panorama sugestivo. Además este puente marca el último esfuerzo, bajando las escaleras, de los peregrinos procedentes de cualquier lugar que llegan finalmente a la plaza donde se sitúa la Catedral del Apóstol Santiago y admiran toda la belleza de la fachada principal. Ahí me quedé un tiempo atónita cerca de un montón de gente de muchas nacionalidades cansada pero feliz y satisfecha como yo, aunque no hice el Camino. Éste fue mi primer día inolvidable en la ciudad de Santiago de Compostela (15/09/2013).

blog antonella

Antonella Matiacce

En el parque

11 Jun

Image_001

Quiero comentar de un lugar dónde voy cuando quiero escapar de la ciudad de Santiago. Como vivo en el campo en Irlanda a veces necesito un descanso de la vida acelerada y ruidosa del centro aquí. El parque de Eugenio Granell me proporciona un santuario perfecto y tranquilo. En la foto abajo el parque se parece que está en el quinto infierno pero de verdad está solo a diez minutos a pie de la ciudad. Es un parque natural con un bosque, un río y un gran espacio de hierba. Durante los meses de invierno iba allí a correr. Ahora como está llegando el verano voy a tomar el sol o leer un buen libro. En el bosque al lado experimento algo terapéutico cuando doy un paseo en la orilla del río y disfruto de las flores naturales y los pájaros gorjeando. Si necesita usted una escapada este es el sitio ideal.

Ailís

Por fin la primavera

19 Abr

DSC_0277Por fin está aquí. Algunos días el sol decide acompañarnos ……… Otros días se retira pero nos queda todavía el color de las flores que han venido ya para quedarse.
Los parques de Compostela son bálsamos para el alma. O Paxonal es el refugio perfecto para una tarde de domingo.

Picnic en el monte Viso

26 Jun

Christina aprovecha los días de sol.

Desde O Viso

domingo de noviembre en el Paxonal

14 Mar

 

Una de las cosas que más me gusta de esta ciudad es que nunca tienes que ir muy lejos para disfrutar del agua 🙂 y de los árboles, para disfrutar del paso del tiempo y las estaciones